lunes, 28 de abril de 2008

lunes, 21 de abril de 2008

La Madruga del 2000

21 de abril de 2000 - Una madruga distinta

Hoy se cumplen 8 años de los hechos que pudieron cambiar la forma de vivir la madruga sevillana. Yo estuve allí, junto a la que ahora es mi mujer, dos primos y un amigo y su novia por entonces. La noche la llevamos muy bien, habíamos disfrutado viendo a la Macarena en la calle Feria después de casi 3 horas y media de espera, nos acabamos de tomar un cafelito ( por llamarlo de alguna forma, por que aquello era de todo menos cafe ) y estábamos en la puerta del Silencio viendo recoger a la cofradía, no eramos mucho los que allí nos dábamos cita ya que a esa hora estaba entrando en campana Triana. Nos resulto raro que en un sitio donde siempre ahí mucho recogimiento, hubiera un grupito de jóvenes con un cachondeito con los móviles y parecía como si estuvieran jugando a algo pues estaban sentado como los que juegan a las cartas.

Tras ver recoger el palio, nos disponíamos a irnos por Alfonso XII en busca del Gran Poder, pero vimos desde la esquina que estaba entrando en Campana el Cristo de las Tres Caídas y nos paramos en la esquina, de pronto aparece una gran marea de personas corriendo y dando gritos, pasan rápidos nos pegamos a la pared y pensamos que era una pelea, nada mas a los tres o cuatro minutos otra avalancha ahora si corrimos y nos refugiamos en un portal, cuando nos dimos cuenta nos faltaba uno de mis primos, yo y mi otro primo salimos en su busca debería estar por la calle Alfonso XII llegamos hasta la cruz de guia del Gran Poder que subía por ahí pero no dimos con él, cuando volvíamos de pronto nos sorprende otra marea humana de personas corriendo, nos dimos la vuelta y casi nos tragamos la cruz de guía del Gran Poder, que si un hombre con una pistola, un cuchillo, un toro, una tubería, un atentado, todo esos se escuchaba mientras no parábamos de correr( si yo corría mas corría la mujer de edad avanzada que venia a mi vera ), llegamos hasta el puente de la barqueta corriendo. De ahí nos fuimos a la estación de autobuses del Plaza Armas donde la gente se tiraba literalmente en los autobuses para irse. Por entonces el uso del móvil no estaba tan extendido, todos nuestros móviles los tenia mi mujer, y yo con los nervios no recordaba el numero ( me gaste una pasta llamando, por ahí alguien tendría los mensajes que deje en el contestador ). A todo esto estábamos completamente separados, mi mujer con los amigos, mi otro primo solo ( que luego se encontró con estos ) y nosotros dos en la estación.

A las 7 y media decidimos entrar de nuevo hacia el centro ( no se me olvidara la estampa del nazareno de negro ruán junto a la parada de autobús que ahí enfrente de la estación ), lo que nos encontramos fue desbastador todo tirado cirios partidos, cortejos completamente descompuestos, etc.... volvimos al lugar donde empezamos nuestras carreras y allí nos estaban esperando, al final volvimos todos a estar juntos, a partir de ese momento seguimos viendo mas cofradías ( creo que no volveré a ver recoger el Calvario como aquel día, yo solo en la misma puerta ).

De todo lo que después leí, escuche y vi, mi conclusión particular es que aquello estuvo muy bien preparado por quien sea para provocar el pánico, y crear un circulo donde fueron cayendo las piezas de domino todas a la vez.

jueves, 17 de abril de 2008

Se nos ha ido una buena persona


Hoy cuando la jornada laboral llegaba a su fin he recibido una llamada telefónica del secretario de la Cofradia, en ella me decía " se ha muerto D.ª Rosita ".


D.ª Rosita pertenecía al Hogar de Nazaret que creara mi venerado Padre Zambrano. Era una persona servicial, trabajadora y muy humilde, siempre con una sonrisa y sobre todo lo mas sorprendente en una persona de apariencia fragil, con una entera y fuerza de admirar a pesar de su enfermedad.


Siempre que cambiamos a la Virgen de ropas, al estar la Virgen en la Sacristía, ella aprovechaba para darle un beso en sus manos, yo creo que sentía verdadera devoción hacia Ntra. Virgen de la Palma.


Hoy D.ª Rosita ya estarás contemplando al Dios que tanto has servido durante toda tú vida.


Descanse en Paz.