viernes, 11 de septiembre de 2009

De esta impresionante forma, se nos presentaba el Señor de la Victoria, en su besamanos de la cuaresma pasada. Con potencias y corona de espinas la imagen gana en una expresividad tremenda.




No hay comentarios: