viernes, 21 de octubre de 2011


La cabeza hundida en el pecho, y el costado sangrando ante la lanza clavada, Cristo del Amor muere en el madero, y  por amor ahí murió, mi Cristo del Amor.



No hay comentarios: