miércoles, 1 de febrero de 2012


Cuantas súplicas y rezos recoge ese talón, cuantos besos de amor, cada día ante El, yo no dejo de ir, suplicarle, acariciarlo,  porque el Gran Poder, siempre lo hara.

No hay comentarios: