martes, 14 de febrero de 2012

 Me mirastes con esa mirada y tuve que convertirme porque tu piedad salio en esa mirada dulce con la que miras, Cristo de la Conversion. Una gran obra de Juan de Mesa.


No hay comentarios: