domingo, 12 de agosto de 2012


Con las manos abiertas me presento ante ti, rendido ante ti, Señor de la Redención.

No hay comentarios: