jueves, 16 de agosto de 2012


Con las manos abiertas y orando al cielo me pongo ante ti, para pedirte que sigas junto a mi aquí,  Señor de la Oración.

No hay comentarios: