domingo, 16 de septiembre de 2012


Así voy siempre, con las manos abiertas en tu búsqueda, para llegar a tu encuentro y rendirme ante ti, Señor de la Redención.


No hay comentarios: