viernes, 5 de octubre de 2012

 
Un pañuelo donde secar las lágrimas caídas por ti, Virgen de la Palma.


No hay comentarios: