domingo, 18 de noviembre de 2012



Recógeme en tus brazos y no me sueltes, cuídame en ellos como la Piedad recoge a la Misericordia del Señor en el Baratillo. 


No hay comentarios: