miércoles, 2 de octubre de 2013



Mañana del Domingo de Ramos, el sol entraba por la puerta y nada hacia presagiar que nos quedaríamos en casa. 


No hay comentarios: