martes, 4 de marzo de 2014


Rendido estoy ante tí y por tí, siempre siguiendote cada día, Señor de la Redención.


No hay comentarios: